493559827478896

¿POR QUÉ EXISTE EL IMPUESTO AL SOL?

¿POR QUÉ EXISTE EL IMPUESTO AL SOL?
Si te ha gustado este post gracias por compartirlo

Uno de los problemas en los que constantemente tropezamos en innovación es la instalación de eficiencia energética.

Constantemente nos encontramos con términos tales como energías alternativas, biomasas, eficiencias, limitaciones energéticas, geotermia, etc.

Sin embargo, difícilmente nos encontramos con ayudas y desarrollos de una de las energías más limpias y en principio gratuita que nos suministra la propia naturaleza, que es la energía fotovoltaica.

El consejo de Ministros de España realizó a una ligera reforma sobre un tema que produce muchísimo debate: el autoconsumo energético.

La aprobación de un nuevo Real Decreto, que es, a efectos prácticos y simplificando, una ley que guardaba las esperanzas de muchos usuarios que usan energía solar producida por ellos mismos. También era una reforma esperada por muchos sectores pro-renovables.

Pero parece que esta reforma sobre el autoconsumo energético no traerá los cambios que se esperaban de ella.

¿cómo y en qué nos afectará el real decreto?

La aprobación ha traído principalmente una sensación de decepción. De los cambios propuestos ninguno reduce o quita ninguna tasa significativa.

El Real Decreto por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y producción con autoconsumo, implica que los consumidores de energía solar que permanezcan conectados a la luz eléctrica tendrán que pagar la tasa correspondiente.

En resumen, aunque ahora será más sencillo tener pequeñas instalaciones locales, seguirán pagándose impuestos como siempre y no se podrá compartir las producciones entre individuos. Nada que cambie en gran medida la regulación existente hasta el momento.

¿Para el autoconsumo energético se lleve a cabo le ponemos un impuesto al sol? ¿Por qué cuesta dinero el autoconsumo energético?

Puede que no lo parezca pero todo tiene sus porqués.

Imaginemos que tenemos nuestra propia planta de autoconsumo energético. ¿Por qué habríamos de pagar ningún tipo de impuesto?

Supongamos que en un día cualquiera, de pronto, las nubes no permiten producir la energía que necesitamos para mantener nuestro sistema eléctrico. En ese caso y sin embargo, seguimos teniendo luz. Eso se debe a que estamos conectados también a la red eléctrica, y ésta no se almacena, sino que se produce en tiempo real.

Pero, entonces, ¿No sería más lógico cobrar solo por la energía consumida, sin más?

Pues bien, lo primero que hay que tener claro es que la energía no se almacena, se produce en tiempo real. Por tanto es necesario contar con una reserva de energía prevista para poder suplir la demanda. Esto implica costes. Estar conectado a la red eléctrica supone un gasto constante.

En definitiva, un real decreto que quiere proteger, ante todo, contra una recaída del déficit de tarifa y una explosión en los precios, pero que al mismo tiempo resulta demasiado lenta y puede que algo obsoleta.

De cualquier modo no hay que verlo como una decisión tiránica. Invertir en energías renovables no es sólo beneficioso, sino necesario y se puede hacer, pero hay que hacerlo con cabeza.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.